puertadetibor banner2v
updated 5:22 AM CEST, Jun 10, 2021

La humildad intelectual

Abrazando un teísmo (más) abierto con todo el corazón dará lugar a una humildad intelectual consciente y bien cimentada en nuestra mente, que incluye una baja preocupación por el estatus de la gente y la voluntad de entender nuestras limitaciones.

Sabemos por la Biblia que Dios tiene prácticamente nula preocupación por el estatus, y va a los extremos cuando  trata de perdonar nuestros pecados y salvar nuestras almas. Dios no sólo se ve afectado por nuestra reacción a su amor y sus propósitos. Vive y trabaja en el tiempo y aunque sabe la mayoría o todas las posibilidades del futuro, adquiere conocimiento sobre el presente y sobre su propia creación que evoluciona a medida que se desarrolla. Él reacciona al mundo y traza nuevos planes si es necesario para revelar la verdad y Su propósito a la gente. Si Él aprende algo de un ser inferior (del ser humano) y luego se hace uso de este conocimiento mientras mantiene unidos el universo y nuestras vidas y los cambia para mejor, nosotros de ningún modo  debemos pensar que somos superiores  a alguien. Si parece que lo somos, o bien es una ilusión o está determinado por bendiciones (como la educación que hemos recibido o los rasgos biológicos) o un llamado especial de Dios, ya que Él podría seleccionar a las personas para diferentes actos y misiones.

En vez de hacer eso, deberíamos buscar sin concesiones los regalos y tesoros en nuestros amigos, parientes, conocidos y desconocidos, para que pudiéramos  adquirir y compartir los que estén en sincronía con nuestro camino hacia Dios. Tenemos que admitir que podemos estar equivocados. Podemos estar equivocados durante todo el tiempo. Nuestro cuerpo, este templo está tan vacío. ¡Y tan a menudo cerramos las puertas en la cara de otros aunque estén  abiertas y no podemos entrar! Vamos a abrirlas de par en par. Dios tiene sed de nosotros y de nuestros pensamientos. Él nunca está lleno. ¿Nosotros estamos llenos y no queda espacio para otra gota que venga de entre nuestros prójimos?

No amaremos (los unos a los otros?) en primer lugar, porque Dios nos ordenó la adhesión a una regla o idea que sería además muy difícil de seguir y aceptar. Nos  amaremos  y nos comprenderemos y estaremos abiertos, porque esa es la manera como  Él lo hace y sería una alta traición esperar algo de Dios que nosotros ni siquiera intentamos hacer. Sé humilde.