puertadetibor banner2v
updated 5:22 AM CEST, Jun 10, 2021

¿Guerras de EEUU en el Oriente = conquista española de América?

Un famoso debate de la historia moderna de los Habsburgo y del Nuevo Mundo muestra una conexión sorprendente y una similitud entre la estrategia y el modelo de expansión de los dos imperios mundiales.

Uno de mis principales intereses como investigador, que sea sobre la economía, la historia o la teología es acerca de si existe progreso en la historia y de cómo producimos nuevos conjuntos de conocimientos, y de cómo luchamos contra los demonios del pasado y cómo los identificamos en el presente. ¿Cómo detectamos lo bueno y precioso en el pasado y cómo podemos detectar esas ideas que necesitaban ser actualizadas o reemplazadas? La conservación como tal es de enorme importancia para mantener la sostenibilidad de la cultura, de la estabilidad y del bienestar y el progreso también es muy esencial para que podamos reaccionar a los cambios y adaptarse a nuevas situaciones y seguir dando fe y esperanza a la humanidad, es decir, a nosotros mismos.

Los valores que se perciben ahora como innegociables en los países desarrollados, como la igualdad y la igualdad de oportunidades, fueron gravemente cuestionadas y desafiadas en la historia. En la cultura griega y romana, en las sociedades judías, en las civilizaciones americanas, en las colonias, y fundamentalmente por todas partes la esclavitud no sólo era natural, sino recomendada y justificada a veces por los textos sagrados como la Biblia, o por la filosofía.

¿Por qué fueron estas diferencias durante siglos líneas divisorias tan cruciales entre grandes grupos de personas regulares e intelectuales? Si tú o yo hubiéramos vivido en esas edades, qué posición habríamos tomado? Y aún más importante, existen principios, convicciones y causas de importancia similar en la actualidad, a los que las respuestas correctas y enfoques son difíciles de hacer y definir.

¿Qué posición tomaríamos hoy? Vamos a promover la inteligencia artificial, la ingeniería genética o la eutanasia?

¿O competir contra ellos? En 1000 años, entenderá y comprenderá la gente la esencia de este tipo de debates del siglo 21?

Tengo un ejemplo muy ilustrativo aquí para mostrar esta complejidad.

La gente pensó durante miles de años que los seres humanos no nacían iguales entre sí. Las experiencias evidentemente demostraban que no lo eran: algunos nacieron reyes, algunos pobres, otros sacerdotes, comerciantes o esclavos.

Libros de intelectuales como Aristóteles y los libros sagrados como la Biblia mostraban que la esclavitud era natural e incluso divina. Entonces el Nuevo Mundo y sus habitantes salieron.

El destacado debate de Valladolid en España en los años de 1550 y 1551 fue uno de los momentos cumbre de la famosa y sorprendentemente moderna controversia académica acerca de la racionalidad y la cristianización de los pueblos nativos de América, y fue precedido y seguido por un enorme trabajo legislativo por los reyes de España con el fin de normalizar la situación de la gente indígena en las décadas de la formación de la ley internacional. Leí las fuentes originales del debate y me quedé perplejo y sorprendido por los argumentos sofisticados de los dos protagonistas, el “Apóstol” de las Indias, Bartolomé de las Casas y su rival, Juan Ginés de Sepúlveda.

Sepúlveda se pegó a las opiniones de Aristóteles y a su concepto de la esclavitud natural. Afirmó que cualquier guerra contra los indígenas que ayudarían a evangelizarlos es justa y que los pecados de la gente nativa (como la idolatría y el sacrificio humano) también la justifican. En su opinión, la evangelización, si se hace pacíficamente, sería lenta, la retrasaría y entorpecería y no traería resultados rápidamente.

Las Casas que era una figura muy controvertida (siendo uno de los primeros intelectuales que recomendaron la importación de esclavos de África a América), resistía a la guerra contra los indígenas y

presentó argumentos que más tarde se convertirían en nociones similares a las de los crímenes de guerra y a la tolerancia religiosa.

Él pensaba que los indios no eran herejes ya que no habían conocido a Dios y afirmó que los príncipes locales habían recibido su poder del pueblo.

Durante el debate la interpretación de dos bulas papales importantes, el Inter caetera de 1493 y el Sublimis Deus de 1537 y los decretos legales de los Reyes Católicos de España y el emperador Carlos V tenían una importancia primordial en cuanto a la comprensión de la jurisdicción de España en el Nuevo Mundo y a la situación de los indios de América, así como el razonamiento jurídico de uno de los precursores más importantes del derecho internacional, Francisco de Vitoria. En el momento del encuentro entre Las Casas y Sepúlveda, tanto la legislación legal como la papal ya prohibieron la esclavización de los nativos y los llamaron seres racionales.

Todos estos acontecimientos, sin embargo, no cambiaron la práctica de los siglos siguientes acerca de los nativos africanos y la realidad de las colonias. No importaba qué vertiente del cristianismo colonizaba.

Vitoria, mientras que tenía una lista de razones en contra de la guerra, reconocía varios puntos que la hicieron justificada,

por ejemplo la necesidad de establecer relaciones (una nación no puede oponerse a ella) o la defensa de los cristianos convertidos entre los nativos. Al mismo tiempo en América la línea divisoria entre los agricultores nativos e inmigrantes pronto se hizo borrosa.

Las Casas se centró mucho en que la evangelización debía ser llevada a cabo sobre la base de argumentos racionales, con el objetivo de convencer la mente de los pueblos colonizados. Sepúlveda, por su parte, destacó que después de la sumisión rápida de los aborígenes se recomendaba un tratamiento muy cuidadoso de ellos, como objetos de gran valor. No entendía, obviamente, que bajo este escenario, cualquier nueva generación, si es adecuadamente educado, puede dar un salto y reducir la brecha de civilización casi al instante ya que ahora sabemos ya por las ciencias sociales y naturales que todos nacen iguales.

Aún así, es por eso que la mentalidad y el enfoque de Sepúlveda seguía siendo muy popular e influyente:

teóricamente, si cambiamos su principio primario (algunas personas nacen esclavas naturales) por el reemplazo moderno (todos nacen iguales), y luego se aplican sus recomendaciones (sumisión muy rápida y tratamiento cuidadoso), obtendremos el modelo de una modernización extremadamente rápida y eficaz de países y sociedades enteros.

Si en este momento piensas en la historia de los imperios y del siglo 21 y de la presencia de los EE.UU. en el Oriente Medio, no estoy seguro de que fuera yo el que provocó esa reflexión.

Leave a comment

Make sure you enter all the required information, indicated by an asterisk (*). HTML code is not allowed.